Agnosco veteris vestigia flamea: latina lingua et cultura in mea vita

Blog dos alumnos de Latín de 1º de Bacharelato do Colexio Calasanz - PP. Escolapios (A Coruña)

16 dic. 2010

Rex


Un rey de corazones.

Sin duda, hay programas de televisión que se convierten en clásicos y la serie policial germano-austriaca “Kommissar Rex”, protagonizada por un perro pastor alemán de nombre Reginald Von Ravenhorst, quien le robó el corazón a muchos televidentes, es el mejor ejemplo.

En cada capítulo de la serie, ambientada en la hermosa cuidad de Viena, se conjugaban hábilmente la acción, el humor, el misterio, el compañerismo y la ternura de Rex.

El famoso perro nació en Alemania en 1991 e iniciado su entrenamiento con la experta Teresa Ann Miller, Reginald demostró tener cualidades histriónicas y una inteligencia extraordinaria que le permitía entender ordenes en inglés y alemán. Posteriormente, cuando el perro se hizo mayor fue reemplazado en la serie por su hijo Rhet Buttler, quien heredó el pedigree actoral del padre, dando sus primeros pasos en la película “El pequeño Rex”.

Buenos compañeros

La serie tuvo gran aceptación en todos los países donde se exhibió. Por ella pasaron muchos buenos actores, pero la dupla compuesta por Rex y el Comisario Alexander Brandtner, personaje interpretado por el actor alemán Gedeon Burkhard, tenía un sentimiento bastante especial que logró cautivar a muchos seguidores de la serie, especialmente a la teleaudiencia femenina. No en vano, en Alemania Burkhard está considerado como el hombre más cotizado por las mujeres de ese país.

En la historia de la serie Rex y Alexander se conocen luego de sufrir cada uno por su lado experiencias traumáticas. El primer policía que acompañaba a Rex, Richard Moser, interpretado por el actor Tobias Moretti, muere al interponerse entre el perro y un delincuente que intentaba dispararle, dejando a Rex sumido en la más profunda tristeza.

Por su parte, Alexander Brandtner es un inspector que ingresó a la policía contra la voluntad de sus padres en la unidad especial de entrenamiento de perros de Alemania. Su primer perro llamado Argo murió al estallar una bomba, por lo que se ve obligado a pedir su traslado para superar el dolor de perder a su compañero.

Cuando Alex llega a la unidad policial de Viena, Rex presiente la tristeza de su nuevo compañero y es el único que percibe una secuela física causada por la explosión, ya que Alex quedó sordo del oído derecho. Ambos se sienten unidos por el dolor de haber perdido a un amigo, se apoyan mutuamente y logran entenderse más allá de las palabras.

Verdadera comunicación

No es ficción que este tipo de relación se da muy a menudo entre personas y perros, ya que con los animales logramos un tipo de comunicación más profunda, transparente y sincera; cosa que a la gente le cuesta conseguir entre sí.

Cuando interactuamos con nuestros semejantes, podemos hablar y escuchar, pero no podemos "sentir" lo que realmente piensa el otro o si dice la verdad. Pero cuando establecemos una relación de amistad con los perros, sí podemos experimentar un tipo de comunicación como el de Rex y Alexander en la serie.

Las historias de animales siempre trascienden en el tiempo dejandonos huellas en la conciencia. O nos tocan en el alma. Y tal vez, el éxito de “El Comisario Rex” se deba a que en esta serie encontramos la humanidad que no tienen otros programas de televisión... ni el mundo en general.






Esta latina vestigia se refiere a una famosa serie de televisión llamada "Rex", que del latín se traduce como "rey".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.